Teresa Pérez, gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español: “El mayor reto de nuestro aceite es su internacionalización”

16 Mar

La Interprofesional del Aceite de Oliva Español es una asociación sin ánimo de lucro que reúne a los distintos agentes del sector. Desde los olivareros hasta los comercializadores y exportadores, pasando por almazaras, refinadores, envasadores… Todos los eslabones de la cadena se unen en esta organización para incentivar el consumo de aceite de oliva y reforzar las acciones de producción.

Stand de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español en el XXVI Salón de Gourmets

Teresa Pérez, gerente de la Interprofesional, explica que, tras comenzar su andadura en 2002 y tras un breve periodo de actividad, las acciones de esta asociación se suspendieron y se volvieron a reanudar en 2007, en un momento en el que las circunstancias del sector eran más propicias para que sus diferentes ramas afrontaran un proyecto común: “Ahora la relación entre los distintos agentes es excelente. Hace 5 años, cuando reemprendíamos nuestra actividad quizá costaba creer que todo el sector pudiera trabajar unido y de una forma armónica. Sin embargo, han demostrado que son muchos los intereses comunes y que se pueden llegar a hacer muchísimas cosas teniendo una mesa de diálogo”.

Teresa Pérez, gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español

Las circunstancias que han propiciado esta línea de trabajo común han tenido que ver, sobre todo, con el creciente aumento de la producción: “Nos encontramos con que lo que hace 10 años era récord histórico (en torno al 1.200.000 toneladas anuales) en las campañas actuales se supera con normalidad. Con el volumen de producción de aquella época, hipotéticamente, todo lo que se producía se vendía sin dificultad y no hacía falta buscar compradores: ellos venían a llamar a tu puerta. Pero la estructura del mercado va cambiando y con mayores producciones no basta con quedarse quieto esperando. Tenemos que incentivar esa demanda”. Una demanda que necesariamente tiene que extenderse más allá de nuestras fronteras: “Nuestro mayor reto es la internacionalización. Que se conozca a nivel mundial que España es líder en producción y comercialización de aceites de oliva”. Para ello se han desarrollado campañas en más de 16 países, con especial atención a los que menos aceite de oliva consumen: “Tenemos que dirigirnos a los mercados con un mayor potencial de crecimiento, aquellos donde el consumo anual por persona no llega al medio litro, porque el mercado español es un mercado maduro, donde tenemos que seguir trabajando pero en el que, con un consumo per cápita superior a los doce litros por persona y año, no tenemos tanto margen de desarrollo”. Se han llevado acciones en Francia, Reino Unido, Bélgica y Holanda, en el ámbito Europeo, y fuera de nuestro continente en Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, India, China, Rusia y, en general, en todos los mercado emergentes, así como en parte del este de Europa: Polonia, República Checa, Ucrania… Y con buenos resultados según Teresa Pérez: “En todos ellos se ha verificado que, en los últimos tres años, se ha registrado un incremento en las exportaciones”. En cuanto al público objetivo de estas acciones: “Han sido campañas de promoción dirigidas a personas de entre 20 y 40 años para fomentar el uso de aceite de oliva español en una franja de edad en la que hemos visto que el consumo desciende. Además, ellos son los primeros padres de familia que van a ayudarnos a que se incorpore el uso de aceites de oliva en futuras generaciones”. Pero la actividad de la Interprofesional del Aceite de Oliva no descuida el mercado español: “Una de nuestras labores para estos próximos años será fomentar la cultura de los aceites de oliva en España porque hemos visto que la media de la población no tiene un conocimiento tan elevado como sería deseable en un país líder en este producto”. Una labor que, según Teresa Pérez, reciben con optimismo pero conscientes de su dificultad: “En el computo total de consumo de aceites y grasas, el de aceite de oliva representa un 3%. Esto quiere decir que hay margen de crecimiento. Pero también somos la grasa más cara. Cuando tú le dices al consumidor que para tener un litro de aceite necesitas 5 kilos de aceitunas puede ver que no hay una relación como la del aceite de semillas. Y  para recoger esa aceituna necesitas una fuerza de trabajo y unos equipos de recolección que, en algunas zonas, no son mecanizables y por tanto tienen unos costes adicionales. Además es un producto de mimo y de alta calidad que tiene unas propiedades que otros aceites no tienen. Todo eso hay que explicárselo al consumidor para que pueda darle el justo valor al producto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: